• 27 marzo 2019

Nunca es tarde para empezar. ¡No te rindas! ¡Quien quiere…puede!. por Ines Frola

Nunca es tarde para empezar. ¡No te rindas! ¡Quien quiere…puede!. por Ines Frola

Nunca es tarde para empezar. ¡No te rindas! ¡Quien quiere…puede!. por Ines Frola 558 800 xisco

Nunca es tarde para empezar. ¡No te rindas! ¡Quien quiere…puede!. por Ines Frola

Es curioso cuando me pongo a recordar mi vida en relación al deporte o al gimnasio.

Siempre he sido una chica delgada, digamos que bastante delgada, me ha gustado mucho todo lo relacionado con los deportes y he practicado unos cuantos de manera implicada desde los 12 o 13 años. Voleibol, balón mano, hockey sobre hierba, pádel, tenis, pin-pon. Concretamente el Voleibol pasó a ser una deporte importantísimo para mi desde que empecé la Universidad.

Desde esa misma edad el gimnasio ocupaba su horita de entreno con pesas, porque me gustaba mucho y quería estar “fuerte y en forma” para rendir como toca en cada partido.

Un hecho muy particular es que siempre me gustaba ir con mis amigos varones al gym porque se exigían más y yo a su vez me exigía más; y obviamente no encontraba a una amiga que compartiera mi afición por las pesas…

Así, preguntado por aquí, leyendo por allá, me iba enterando poco a poco de cómo hacer los ejercicios tanto de máquinas o mancuernas correctamente para no ir al gimnasio a “jugar a las pesas” como hacen muchas chicas…y chicos!

Cuando vivía en Uruguay  tenía una vida muy agitada, haciendo mil cosas a la vez y con los tiempos muy justos para todo realizando un sin fin de actividades (situación que no he cambiado nada desde que vivo aquí en Mallorca, jaja). Pero poco a poco fui cogiendo gustito a las pesas, cada vez preguntaba más…cada vez razonaba más…y cada vez me interesaba más por el mundillo del Fitness femenino.

Veía videos en Internet y siempre me repetía la famosa frase de “¿algún día podré estar así?”

Cuando aterricé en esta hermosa isla que es Mallorca por unas vacaciones largas de 3 meses, nunca pensé que me atraparía tanto y que mucho menos me quedaría a vivir aquí…”i aquí som! dirían los mallorquines.

Como siempre lo primero que hice fue buscarme un gimnasio en donde poder coger mis pesitas y mantenerme en movimiento.

Lo cierto es que siempre mantenía la preguntita que me repicaba y repicaba en la cabeza.

Yo me entrenaba! Duro, muy duro! Pero había algo que no acababa de funciona…¿qué estaba haciendo mal?

Entonces preguntaba otra vez a los monitores. Allí estaban…sorprendidos, era muy raro que una chica preguntara sobre ejercicios y sobre todo que pusiera unos cuantos kilitos en sus rutinas.

Fue entonces cuando alguien me nombró a Xisco Serra. Y yo pensé: “¡uy! pero que voy a hacer con el campeón de campeones! Vamos que le daré un poco de risa supongo”.

Le conocí un día que fui a entrenar con el monitor de mi gimnasio y allí estaba Xisco con su “super body” entrenando de forma muy seria.

A partir de ese momento empecé a motivarme y a entrar en su página web. Estuve pensando no se cuánto tiempo si contactaba con él o no…¿que iba a pensar de mí? Puf, una chica con casi 27 años…¿no sería muy tarde para empezar?

Me decidí entonces por escribirle una mini consulta en su web, con la mega sorpresa que al otro día tenía una respuesta en mi casilla de correos…

Con mucha convicción sus palabras entraron en mi cabeza: “nunca es tarde para empezar en este deporte, así que bienvenida a este mundo del Fitness”

Lo curioso del caso es que pese a todo, tardé 2 años en volver a contactar con él.

Así, un día, me dije que no podía ser que siguiera postergando algo que tanto había deseado hacer. Fui a verle al gym donde le había conocido, y ya no estaba allí. Me dieron su teléfono y me contaron que se había mudado a unos cuantos kilómetros de Palma (capital de las Islas Baleares) para abrir su propio gimnasio, el XS Fitness Center.

Recuerdo que ese día llovía mucho, y estuve lamentándome en el coche de mi “mala suerte”.

¿Estaría dispuesta a cruzarme media isla para ir a entrenar?

¡CLARO QUE SI!

Estaba decidida y mis ganas de entrenar aumentaron al conocer a Xisco y su forma de trabajo.

Un tipo increíblemente responsable, respetuoso y entregado a su trabajo y a sus clientes. ¡Por fin alguien que entendía lo que quería!! Por fin alguien me prestaba atención y me exigía conciencia de que lograr lo que quería no dependía solo de él…yo debía dar mi mejor esfuerzo, si no lo comprendía…todo sería en vano.

Llevo 10 meses cruzando esta isla cada semana para mi entreno, y cada vez que me veo al espejo no puedo mas que esbozar una gran sonrisa.

Y sé, que esto es solo el comienzo porque aun me queda mucho trabajo por delante; por suerte cuento con Xisco que nunca me deja bajar los brazos, ni rendirme. Siempre que siento decaer, allí esta con su sonrisota y sus palabras de aliento. No solo es un entrenador…es psicólogo, es maestro, y sobre todo un gran amigo.

Y por fin contesta a mi pregunta de “¿tu crees que podré algún día estar así?”…me dice: ¿tu crees Inés que esas chicas nacieron así? Solo se han propuesto una meta y han luchado para conseguirlo.

¡¡Así que no te rindas!…quien quiere, puede!!

Dejar una Respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

He leído y acepto la política de privacidad