• 2 octubre 2009

Articulo reflexivo de Juan de Dios Mesa: ¿A MUERTE?

Articulo reflexivo de Juan de Dios Mesa: ¿A MUERTE?

Articulo reflexivo de Juan de Dios Mesa: ¿A MUERTE? 150 150 xisco

Con este pequeño articulo, pretendo llamar vuestra atención sobre aspectos varios de nuestro deporte, que disfrazad os de un escenario seductor pueden contribui r negativam ente y perjudica r no solo al culturism o base, sino también al mas especiali zado.

¿Cuantas veces nos hemos encontrad o con competido res cuyas vidas o entorno social ha quedado reducido al más puro y duro ostracism o o deterioro, debido en parte a las exigencia s que del mundo competiti vo se deriva?

¿Realmente esto es así? ; ¿Debe el deportist a abandonar sus relacione s, su entorno social, su círculo familiar o en el mejor de los casos permitir el consiguie nte deterioro?

¿Está ocurriend o, o por el contrario esto no sucede y sencillam ente lo estamos imaginand o?

Suscribo estas líneas porque evidentem ente creo que ha ocurrido, ocurre y es más que probable… siga ocurriend o. El resultado es un gran número de competido res que tras su experienc ia posibleme nte no quieran volver a saber nada del deporte. En muchos casos, acompañado de un deterioro en las relacione s humanas y que en la mayoría de las ocasiones puede derivar en ruptura de la unidad familiar.

¿Es bueno estrujar tanto a los chavales? Tanto que llegado el momento solo les valga ganar; con la consiguie nte decepción cuando, una vez en la plataform a, comprende por fin que ellos no son los únicos que entrenan.

No se, pero siempre he considera do que inculcar valores como el de pasarlo bien y disfrutar de cada una de las cosas que se hacen durante la preparación, cambiaria el curso de las cosas, pero lamentabl emente puede que estas acepcione s estén perdiendo terreno ante la infantil sentencia de: “a muerte”.

Aun así, es de agradecer cuando alguien se sube a la tarima e intenta pasarlo bien, disfrutar sin tener en cuenta lo que se va a derivar de ello, mas allá de la satisfacc ión plena por el trabajo realizado . Por supuesto, que una vez llegado el momento hay que defender el trabajo que cada uno ha realizado e intentar que el premio sea el mas alto. ¿Acaso no es eso competir?

De todas formas y dando por sentado que el espíritu competiti vo es una de las virtudes mas valiosas del genero humano y que ha llevado y llevará  al hombre a conquista s increíbles y maravillo sas,  no es menos important e celebrarl as con los seres queridos. Hay muchos culturist as que una vez han obtenido su tan ansiado primer premio tienen que colocarse delante de un espejo para celebrarl o con lo único que les queda, su reflejo; un reflejo que poco a poco por ende natural ira perdiendo brillo pero que en este, el peor de los casos, tornara a un color gris lóbrego.
¼br /> Es muy bonito ver como competido res menos ambicioso s, disfrutan con sus éxitos en torno a una mesa familiar con sus seres queridos mas allegados celebrand o el trabajo y esfuerzo  unidos.

Resumiend o al deporte, y muy especialm ente el nuestro, le hacen falta deportist as felices, felices de hacer lo que hacen, antes, durante y después de haberlo hecho.

Llegado el momento siempre habrá tiempo de sprintar, y apretar las tuercas.
Tened en cuenta que los competido res mas curtidos con una larga  y dilatada experienc ia deben en la mayoría de los casos, su prometedo ra andadura al equilibri o con que conjugan pasión, ambición, fuerza y potencia.

¿Acaso entonces, no debemos ser ambicioso s?

Por supuesto que si, la obsesión y la ambición son aptitudes que contribuy en y ayudan a obtener el fin deseado, pero sin equilibri o y control, como decía aquel anuncio, …..la fuerza, la potencia,…no sirven para nada.

SED FELICES ENTRENAND O
A POR TODAS…….

JUANDE

PD: podeis ver los comentarios respecto al artículo en este apartado de EL FORO

    He leído y acepto la política de privacidad